Un plan de gestión de envases para un mundo sostenible

Tabla de contenidos

Un viejo axioma del universo del reciclaje dice que «el mejor residuo es aquel que no llega a producirse». Esa es la razón por la que la evitación y la reducción son cuestiones que se sitúan en el centro de cualquier norma, estrategia o política relacionada con los residuos. En España, la Ley 7/2022, de 8 de abril, de residuos y suelos contaminados para una economía circular, norma que marca el camino para el tratamiento de los residuos en nuestro país y la estrategia de un plan de gestión de envases, plantea numerosas medidas para realizar una mejor gestión de los mismos, pero lo hace bajo la premisa básica de alcanzar unos objetivos muy claros en materia de prevención. Éstos se especifican en el Título II de la Ley, dedicado a «Prevención de residuos», en cuyo artículo 17 («Objetivos de la prevención de residuos»), figuran, entre otros, el de lograr una reducción del peso de los residuos generados de acuerdo al siguiente calendario:

 

  1.  En 2025, un 13 % respecto a los generados en 2010.
  2. En 2030, un 15 % respecto a los generados en 2010.

 

A través de la investigación y la innovación, las empresas también están poniendo todos sus esfuerzos en lograr disminuir en origen el impacto ambiental de sus productos. Algo que, en el campo específico de los envases, logran aplicando, entre otras medidas, parámetros de ecodiseño a su fabricación. Pero necesitan ayuda. Contar con un buen plan de prevención de envases es esencial para poder realizar esta labor de forma sistemática y planificada. Organizaciones especializadas en esta rama de la economía circular como Ecoembes ayudan a sus empresas a mejorar el desempeño ambiental de sus envases y residuos de envases gracias a sus Planes Empresariales de Prevención y Ecodiseño.

 

 

Plan de gestión de envases: Prevención

 

El plan de prevención de envases es una herramienta que sirve como guía para que las empresas puedan avanzar y acelerar los cambios en el diseño de sus envases haciéndolos más sostenibles. En el caso del Plan Empresarial de Prevención y Ecodiseño (PEP) de Ecoembes, se trata de una herramienta colectiva que acaba de presentar su novena edición, el Plan Empresarial de Prevención y Ecodiseño 2024-2028.

 

Alrededor de 2.000 empresas participan en estos planes, lo que representa el 85% de los envases adheridos a Ecoembes. Desde 1999, año en el que se puso en marcha el primer plan de prevención, las empresas que se han sumado al mismo han implantado más de 62.000 medidas de prevención de residuos de envases, que han supuesto unos ahorros de más de 670.500 toneladas de materias primas y han logrado reducir el peso de los envases en un 18%.

 

Solo durante los años 2021 y 2022, las 2.093 compañías adscritas a Ecoembes, de las cuales el 62% son pequeñas y medianas empresas, pusieron en marcha 7.694 medidas. De ellas, el 30% estuvieron orientadas a la mejora de la reciclabilidad de los envases y a la reincorporación de material reciclado en su fabricación, el 26% estuvieron relacionadas con la reducción de peso, el 18% con el rediseño del envase para un mejor aprovechamiento de los recursos y el espacio, el 12% optaron por materiales que generen un menor impacto ambiental, el 11% buscaron la eliminación de elementos del envase o la compra a granel y el 3% se centraron en los envases reutilizables.

 

Por sectores, el 53% de las medidas fueron implementadas por el sector de la alimentación, el 19% por empresas dedicadas al cuidado personal y del hogar, el 18% las ha puesto en marcha empresas del equipamiento del hogar, el 5% han llegado desde el sector del motor y ocio y el 5% restante del textil y piel.

 

Gracias a todas estas medidas, estas compañías han logrado ahorrar más de 62.500 toneladas de materias primas, se han mejorado 4.654 millones envases y se ha evitado la emisión de 992.798 toneladas de CO2 en dicho período de tiempo.

 

 

Normativas y requisitos para un plan de gestión de envases

 

El plan de prevención de envases es un instrumento obligatorio para las empresas en virtud del Real Decreto 1055/2022, de 27 de diciembre de 2022, de envases y residuos de envases. Éste establece que los productores de productos que introduzcan en el mercado una cantidad de envases igual o superior a determinados umbrales están obligados a aplicar y presentar un plan de prevención de envases. La citada ley dicta que estos documentos deben contener los siguientes apartados:

 

  • Resumen del grado de consecución de objetivos de los planes anteriores.
  • Los objetivos de prevención cuantificados.
  • Las medidas de prevención previstas para alcanzar dichos objetivos.
  • Los mecanismos de control y seguimiento anual del grado de cumplimiento de dichos objetivos.

 

Los planes de prevención deben ser presentados a los órganos competentes de cada Comunidad Autónoma donde resida la sede social de los productores de producto que supere alguno de los umbrales de peso de envase puesto en el mercado a lo largo de un año natural.

En cuanto a los requisitos, la normativa exige, además de los citados objetivos de reducción, que las empresas envasadoras se hagan cargo de los costes de la gestión de sus residuos, para lo cual existe la figura de los Sistemas de Responsabilidad Ampliada del Productor (SRAP).

La ley permite a los productores de producto que estén obligados a presentar planes de prevención de envases la opción de hacerlo de forma individual o a través de los citados Sistemas Colectivos de Responsabilidad Ampliada del Productor en los que participen. En el caso de los envases ligeros domésticos de plástico, papel y cartón, latas y briks, ese sistema es el de Ecoembes, y su manera de dar respuesta colectiva a este requisito legal es el Plan Empresarial de Prevención y Ecodiseño.

 

 

Los beneficios ambientales y económicos del plan de prevención de envases

 

Es muy recomendable para las empresas tener un plan de prevención de envases por diversos motivos. En primer lugar, a nivel legal, ya que les permite cumplir con la normativa vigente evitando así posibles multas y sanciones.

 

Los beneficios ambientales para el planeta de este tipo de herramientas han quedado sobradamente probados. Desde 1999, las medidas que las empresas adscritas a los ocho anteriores PEP de Ecoembes han permitido evitar la emisión de 3,3 millones de toneladas equivalentes de CO2; el consumo de 30,7 millones de MWh de energía y de 258,5 millones de m3 de agua.

 

El plan de prevención de envases también lleva beneficios económicos aparejados. Estos planes ayudan a optimizar la utilización de materias primas, favorece la reutilización de materiales y residuos y favorecen los modelos de producción eficientes. Todo ello revierte en significativos ahorros de costes para las empresas.

 

De una manera más indirecta, la implementación de un plan de prevención de envases también puede tener un impacto positivo de cara al consumidor, ya que en una sociedad cada vez más sensibilizada con la sostenibilidad, los consumidores se decantan por adquirir sus productos a marcas y empresas que acrediten comportamientos respetuosos con el medio ambiente. Por esa razón, un plan de prevención de envases puede actuar como una eficaz ventaja competitiva.

 

 

Estrategias innovadoras para reducir envases en la cadena de suministro

 

Un plan de prevención de envases tiene como objetivo mejorar el comportamiento ambiental de los envases a lo largo de todo su ciclo de vida. En el caso particular del Plan Empresarial de Envases y Ecodiseño de Ecoembes, esto se logra a través de diversas estrategias o políticas, cada una de las cuales tiene aparejadas una serie de acciones asociadas:

 

  • Reducir el peso. Esta política consiste en reducir el peso del envase o embalaje sin que cambien sus características físicas. Algunas de las vías para lograrlo son el aligeramiento del envase gracias a la mejora tecnológica de los materiales o de los procesos de envasado, el aumento de las unidades de envase primario por cada envase de agrupación, el incremento de la cantidad de producto contenido sin modificar las características del envase o modificar el diseño del envase para un mejor aprovechamiento del producto.
  • Reducir el impacto ambiental. Esto se puede lograr mediante actuaciones dirigidas a reducir el impacto ambiental del residuo generado tras el consumo del producto, reducir o eliminar las superficies impresas de los envases, usar envases con certificado de gestión sostenible de los recursos naturales o utilizar envases procedentes de fuentes renovables.
  • Rediseñar. Lo que incluye la utilización de envases de mayor capacidad, reducir el volumen del producto para utilizar menor cantidad de envase o aligerar el envase por medio de un cambio de diseño.
  • Reutilizar. Con medidas de prevención encaminadas a aumentar el número de usos que se le dan a un envase antes de que llegue a convertirse en residuo. En este apartado se incluye aumentar la vida útil de envases reutilizables mediante la mejora de sus propiedades físico-químicas y/o mediante técnicas de reparación o sustitución de piezas. También la búsqueda de un segundo uso por medio de la utilización de envases usados o mermas de procesos productivos para el envasado de productos. La reutilización se puede lograr igualmente a través del uso de envases recargables o mejorando las características de los envases para alargar su vida útil.
  • Reciclar. Este paquete de medidas de prevención está dirigido a utilizar material procedente del reciclado en la fabricación de los envases, así como a facilitar la gestión final del residuo generado. Las acciones encaminadas a este fin son la utilización de material procedente de procesos de reciclado, el uso de elementos de envase cuyos materiales sean compatibles para el reciclado, el uso de uso de materiales fácilmente separables o la mejora de las características de los envases (plegado, color, adhesivos, tamaño, etc.) para facilitar los procesos de recogida, selección y reciclado del residuo.
  • Eliminar. Finalmente, este apartado recoge medidas de prevención encaminadas a suprimir componentes del envase primario, secundario o terciario. Entre ellas, la eliminación de elementos del envase o la venta de productos a granel, es decir, sin envase.

 

 

Cómo cumplir con la Ley de Envases a través de la prevención

 

El Real Decreto 1055/2022, de 27 de diciembre de 2022, de envases y residuos de envases marca objetivos específicos en materia de prevención de envases. Lo hace en su Capítulo II («Prevención y reutilización de envases»), artículo 6 («Objetivos de prevención»), donde se señala que:

 

  1. «Con la finalidad de reducir la cantidad y el impacto de los residuos de envases sobre el medio ambiente, se avanzará en la consecución de los siguientes objetivos de prevención»:
    a) «Lograr una reducción del peso de los residuos de envases producidos del 13 % en 2025, y del 15% en 2030, respecto a los generados en 2010».
    b) «Conseguir que todos los envases puestos en el mercado sean reciclables en 2030, y siempre que sea posible, reutilizables».
  2. «A través de las medidas recogidas en este real decreto y otras que puedan adoptarse se tratará de conseguir una reducción del 20% en 2030 en el número de botellas para bebidas de plástico de un solo uso que se comercializan, respecto a la información incorporada en la sección de envases del Registro de Productores de Productos relativa al año 2022».

 

 

Tecnologías y herramientas para evaluar y optimizar el plan de prevención

 

Una de las metodologías aplicadas para evaluar la eficacia de un plan de prevención es el análisis de su ciclo de vida (ACV). Se trata de un sistema que permite identificar etapas especialmente comprometidas y áreas de mejora en la huella ambiental de los productos desde su fase de diseño hasta su disposición final.

 

Otra herramienta que resulta de gran ayuda son los indicadores. En el caso de los PEP de Ecoembes, permiten hacer un seguimiento de estos planes a lo largo de su evolución histórica. Uno de ellos es el llamado Kr/Kp. Este indicador establece una relación porcentual entre el peso de envase puesto en el mercado y el peso de producto contenido. En la ecuación, Kr es la cantidad total, en peso, de los residuos de envase generados en un año, y Kp la cantidad total, en peso, de productos envasados consumidos en el mismo año.

 

Otros indicadores de la marcha de los planes de prevención son el número de medidas adoptadas para lograr la reducción de impactos sobre el medio ambiente, la mejora de las posibilidades de reutilización, de incorporar material reciclado en nuevos envases o para facilitar la recogida, selección y reciclado de los residuos de envase generados.

 

Además de estas métricas, existen una serie de mecanismos de control que permiten verificar a Ecoembes, como responsable de SRAP, que las medidas de prevención y ecodiseño incluidas en los planes de prevención son realmente ejecutadas por las empresas. Para ello, cada año un equipo de auditoría externo, compuesto por firmas y profesionales de reconocido prestigio y expertos en la materia, evalúa una muestra (el 5% de las empresas adheridas) de casos seleccionados aleatoriamente.

 

 

Economía circular y el papel fundamental del plan de prevención

 

Un plan de prevención de envases está, por naturaleza, planteamiento, objetivos y filosofía muy ligado a la economía circular. Al fin y al cabo, ambos persiguen darle la vuelta al concepto lineal de los tradicionales procesos de producción económica a través de la optimización de los recursos.

 

El plan de prevención lo hace actuando ya desde las fases iniciales de la concepción del envase incorporando las mismas medidas de reducción, reutilización y reciclaje de los envases desde el origen. Entre sus objetivos, está evitar el sobreenvasado y el envasado superfluo o garantizar que la vida útil de los envases se alarga lo más posible sin merma de propiedades, o que incluso pueden tener una segunda vida en forma de nuevos envases o productos en el futuro.

 

 

Perspectivas futuras: evolución de los planes de prevención de envases

 

Tanto Europa como España están apostando claramente por la prevención como la política que prevalecerá en los próximos años en el continente en materia de residuos. Esta prevención, según el MITECO, ha de ser entendida como «el conjunto de actuaciones adoptadas en las etapas de concepción y diseño, de producción, de distribución y de consumo para evitar la generación de residuos, disminuir el contenido de sustancias nocivas de peligrosidad o minimizar los impactos sobre la salud humana y el medio ambiente de los residuos generados». El Ministerio también subraya los beneficios de seguir este tipo de políticas y pone de relieve el papel de las Administraciones en su impulso.

 

En ese contexto, es fácil anticipar que los planes de prevención de envases serán un elemento indispensable dentro de ese engranaje, y que, dentro de ellos, visiones colectivas como la de los Planes Empresariales de Prevención y Ecodiseño de Ecoembes están llamadas a ganar relevancia en el futuro. Con unos requisitos legales que presumiblemente serán cada vez más exigentes, una mayor incidencia de la tecnología y una creciente necesidad de transparencia y verificación de estos planes, las soluciones sectoriales se adivinan como las que mejor pueden dar cumplimiento a estos complejos desafíos.

 

 

Pasos para implementar un plan de prevención de envases efectivo en tu empresa

 

Si se escoge la opción de participar en un plan de prevención colectivo como el PEP de Ecoembes, lo primero que hay que hacer es averiguar si nuestra empresa está o no obligada a presentar dicho plan y asumir el coste que acarrea su realización, tal como indica el Real Decreto de envases y residuos de envases. No obstante, también se puede presentar de manera voluntaria. En ese sentido, conviene recordar que la norma establece que están obligados a ello aquellos envasadores y productores de producto que a lo largo de un año natural introduzcan en el mercado una cantidad de envases igual o superior a:

  • 250 toneladas (t.) de vidrio
  • 50 t. de acero
  • 30 t. de aluminio
  • 20 t. de plástico
  • 20 t. de madera
  • 15 t. de cartón
  • 300 t. De varios materiales (si no superan de forma individual las anteriores cantidades)

 

En cuanto a los pasos que se deben seguir, estos se resumen en:

  1. Solicitar la adhesión al PEP.
  2. Identificar las medidas de prevención adecuadas para mejorar en prevención y ecodiseño.
  3. Elaboración del plan quinquenal, que es la periodicidad que exige la Ley para este tipo de planes.
  4. Informar de las medidas de prevención previstas.
  5. Responder ante posibles requerimientos de las CC.AA.
  6. Implantar medidas de prevención de envases.
  7. Informar a Ecoembes de las medidas de prevención implantadas y colaborar en su verificación (sólo en el caso de acogerse al PEP de Ecoembes).
  8. Entregar la Declaración Anual de Envases antes del 28 de febrero.
  9. Redacción y envío del informe a la CCAA.
  10. Facturación de los costes de la elaboración de los planes (solo en el caso de acogerse al PEP de Ecoembes).

Otras noticias que pueden interesarte

Contacto

Telf.: 91 567 24 03

Ecoembes
Calle del Cardenal Marcelo Spínola 14 / 2ª 28016 Madrid