Ecomodulación, prevención y reducción, claves del proyecto del Real Decreto de Envases

Share on linkedin
Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp

El MITECO ha abierto a información pública la propuesta que revisa en profundidad la actual normativa de envases, en vigor desde hace más de 20 años. El nuevo Real Decreto de envases y residuos busca avanzar en la economía circular, impulsar la prevención y la reutilización y mejorar el reciclado posterior.

El pasado 28 de septiembre se hizo público la nueva normativa de envases, el Proyecto del Real Decreto de envases y residuos de envases, una norma destinada a reemplazar la anterior normativa de envases que tiene 20 años de antigüedad. Entre otras consideraciones, el nuevo Real Decreto amplía y detalla las nuevas obligaciones de la Responsabilidad Ampliada del Productor recogidas tanto en las Directivas europeas de 2018 y 2019 como en el Proyecto de Ley de Residuos, actualmente en trámite parlamentario.

El Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico introduce en este texto legal nuevos objetivos y requisitos operativos y de información muy exigentes, tanto para las empresas como para los sistemas de responsabilidad ampliada del productor, en línea con lo establecido por las Directivas comunitarias. La nueva normativa de envases introduce, además, la obligación de ecomodular las tarifas, en base a criterios relacionados con la circularidad de los envases, lo que supondrá bonificar o penalizar a las empresas productoras en función de las características de estos.

Características de la normativa de envases

Prevención

En el terreno de la prevención, la nueva normativa quiere fomentar la venta a granel de productos frescos sin envases, así como presentar las frutas y verduras frescas sin utilizar envases de plástico, con excepción de los lotes de 1,5 kg o más y las frutas y hortalizas que presenten un riesgo de deterioro cuando se vendan a granel.

La futura normativa de envases también establece que los comercios con superficie útil para la exposición y venta al público igual o superior a 300m2 informen a sus clientes de la obligación de devolución y separación de los envases. Además, pondrán a disposición y promocionarán las opciones reutilizables.

Asimismo, se marcan objetivos concretos de reducción de toneladas de envases puestos en el mercado. Concretamente, se persigue lograr una reducción de 50% en el número de botellas para bebidas de plástico de un solo uso en 2030. Este sería un paso previo hacia el final definitivo de la comercialización de envases de plástico de un solo uso que estén dentro del ámbito de la Directiva SUP antes de 2050.

Reutilización

Respecto a la reutilización, la norma determina unos objetivos de proporción de envases de bebidas reutilizables comercializados en el canal doméstico de un mínimo del 10% en 2025 y del 20% en 2030, y de envases reutilizables en general del 5% en 2025, del 10% en 2030 y del 15% en 2035. Por lo que se refiere al canal comercial e industrial, esta proporción será del 40% en 2025, del 50% en 2030 y del 60% en 2035, respectivamente. Además, todos los envases reutilizables deberán ser reciclables al final de su vida útil.

De otro lado, se establece que los comercios con superficie útil para la exposición y venta al público igual o superior a 300m2 aseguren la disponibilidad de envases reutilizables para el consumidor final de forma gratuita o a través del cobro de un precio.

También habrá un número mínimo de referencias de envases de bebidas reutilizables disponibles en el punto de venta en función de la superficie comercial. El plazo para su implantación variará entre 12 y 18 meses desde la aprobación del Real Decreto.

 

Promoción de la Recogida y el Reciclado

Se fijan objetivos de incorporación de PET reciclado en un 25% en 2025 y plástico reciclado en un 30% en 2030 para todos los envases, además de objetivos adicionales de incorporación de plástico reciclado a partir de 2030 para otros tipos de envases en diferentes proporciones según el tipo de envase

Igualmente, se marcan objetivos de recogida separada de envases domésticos, comerciales e industriales (no sólo para botellas de bebidas como establece la Directiva SUP) a nivel nacional más elevados y con sistemas de medición más exigentes, tanto en el ámbito nacional como autonómico, en línea con los objetivos europeos de reciclado.

 

 Nuevas Responsabilidades Ampliadas del Productor (RAP)

Se introduce la Responsabilidad Ampliada para el Productor de envases comerciales e industriales con obligaciones informativas y cumplimiento de objetivos y obligaciones financieras que se podrán cubrir de forma individual o colectiva. Además, se marcan nuevos objetivos de cumplimiento para productores y sistemas colectivos por encima de los establecidos en las Directivas Europeas.

 

Nuevos Costes RAP

A los costes asociados a las nuevas obligaciones europeas se añaden los resultantes de las nuevas medidas nacionales. El proyecto de Real Decreto regula costes relativos a los envases recuperados a través de la fracción resto y de la limpieza de vías públicas, playas y zonas recreativas, que serán determinados en función del cumplimiento de los nuevos objetivos de recogida separada. Es decir, el importe de los pagos a las entidades locales estará supeditado al cumplimiento de los objetivos de recogida separada.

 

Marcado

Se establece la obligatoriedad de marcado de envases domésticos por su condición de reutilizables, la fracción o contenedor en la que deben depositarse o el símbolo asociado al SDDR. También será obligatorio incorporar marcado en los envases compostables que cumplan los requisitos establecidos por la norma europea EN 13432:2000. En cambio, es voluntario el marcado del material del que está compuesto, reciclabilidad, material reciclado o símbolo acreditativo del SCRAP.

 

Registro de productores

Los productores tienen la obligación de inscribirse en el registro a los tres meses desde la entrada en vigor del Real Decreto. El número de registro se incorporará en la documentación que acompañe las transacciones comerciales.

Además, desde el año 2021 deberán informar anualmente de los datos generales, así como de la información relativa a los envases, antes del 31 de marzo del año siguiente al que se informa. El plazo para realizar estas comunicaciones es de como máximo un mes después de la inscripción en el registro.

 

SDDR 

El texto legal confirma la implantación obligatoria de un sistema de depósito, devolución y retorno para envases reutilizables. En el caso concreto del SDDR de reciclaje para plásticos de un solo uso, se condiciona su implantación a que España alcance como mínimo una recogida separada en peso del 70% en 2023 y del 85% en 2027 de los productos de plástico SUP (aguas, zumos, bebidas refrescantes y cervezas).

 

Próximos pasos

Tras la consulta pública, que finaliza este 28 de octubre, este borrador sufrirá ajustes y cambios, pasará por una evaluación técnica de la Comisión Europea (centrada en el impacto en el mercado interior) a la que seguirá la valoración del Consejo de Estado. Se prevé que este Real Decreto se adopte por el Consejo de ministros a mediados de 2022. Los aspectos de la norma entrarían en vigor con la publicación de la misma a no ser que se indique otra fecha. Con respecto a las obligaciones de la RAP, se prevén 12 meses para que el sistema se adapte a las modificaciones.

 

Accede al documento

Otras noticias que pueden interesarte