El desarrollo sostenible en la empresa después de la Covid-19

Tabla de contenidos

El desarrollo sostenible en la empresa se refiere a la capacidad de una organización de generar valor económico teniendo en cuenta aspectos medioambientales y sociales.

Se trata de identificar factores de riesgo medioambiental y social en cualquiera de sus procesos (producción, distribución, relación con proveedores, etc.), y establecer un plan para minimizar el impacto negativo que estas actividades pudieran generar sobre el medioambiente.

¿Qué pueden hacer las empresas para alcanzar un desarrollo sostenible?

Una empresa comprometida con un desarrollo sostenible tratará de incorporar Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) a sus políticas de Responsabilidad Social Corporativa (RSC). Los ODS que promueve la Organización de las Naciones Unidas (ONU) son:

  1. Fin a la pobreza.
  2. Poner fin al hambre.
  3. Garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades.
  4. Garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad para todos.
  5. Lograr la igualdad entre los géneros.
  6. Garantizar la disponibilidad de agua y su ordenación sostenible y el saneamiento para todos.
  7. Garantizar acceso a una energía asequible, segura, sostenible y moderna para todos.
  8. Promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos.
  9. Construir infraestructura resiliente, promover la industrialización inclusiva y sostenible y fomentar la innovación.
  10. Reducir la desigualdad en y entre los países.
  11. Lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles.
  12. Garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles.
  13. Adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático.
  14. Conservar y utilizar en forma sostenible los recursos marinos para el desarrollo sostenible.
  15. Proteger, restablecer y promover el uso sostenible de los ecosistemas terrestres, efectuar una ordenación sostenible de los bosques, luchar contra la desertificación, detener y revertir la degradación de las tierras y poner freno a la pérdida de la diversidad biológica.
  16. Promover sociedades pacíficas e inclusivas para el desarrollo sostenible, facilitar el acceso a la justicia para todos y crear instituciones eficaces, responsables e inclusivas a todos los niveles.
  17. Fortalecer los medios de ejecución y revitalizar la alianza mundial para el desarrollo sostenible.

 

Teniendo en mente estos objetivos, existen algunas acciones aún más concretas para lograr un desarrollo sostenible en la empresa, como, por ejemplo:

  • Establecer medidas para reducir el gasto energético.
  • Asegurar que ese gasto energético proviene de fuentes de energía renovable.
  • Seleccionar proveedores y partners que mantengan políticas de desarrollo sostenible en sus procesos.
  • Revalorizar o reutilizar residuos derivados de la propia actividad empresarial.
  • Fabricar teniendo en cuenta el ecodiseño.

¿Por qué es importante el desarrollo sostenible en las organizaciones?

Las empresas deben apostar por un desarrollo sostenible por una cuestión de valores y cultura empresarial. Pero también porque se trata de una fórmula que ahorra costes, tal y como recoge este análisis sobre el impacto de los ODS en las empresas, realizado por la consultora Deloitte.

En él se recuerda, por ejemplo, que una empresa que comience a utilizar bombillas de bajo consumo energético ahorraría entre un 50 y un 80% de energía eléctrica. Y cita otros cambios que también generan ahorros económicos, como la incorporación de sistemas de calefacción ajustados o el uso de automóviles eléctricos.

Otra de las razones aportadas en el análisis es que el desarrollo sostenible de las empresas crea valor económico y social en las áreas de influencia de la empresa.

Según el informe, las organizaciones están entendiendo y asumen esa responsabilidad de impacto social, ecológico y económico en todo el ciclo de vida de un bien: desde el origen hasta el producto final.

En este sentido, el estudio concluye que cuando las empresas crean mejores perspectivas en el entorno en el que actúan, aumentan los efectos positivos y se reducen los negativos, tanto dentro de la propia organización como fuera de ella.

En definitiva, se agrega valor, que repercute positivamente en la propia empresa, favoreciendo mejores perspectivas económicas y nuevas oportunidades de negocio en su entorno.

Guía de gestión para empresas comprometidas aBetterWay

En este sentido, la Agencia española Quiero ha pulsado la opinión de más de 100 expertos y líderes de América, Asia y Europa con el fin de hacer una proyección sobre cuáles serán los efectos de la pandemia sobre el desarrollo sostenible en la empresa. Este trabajo ha fraguado en el proyecto colaborativo #aBetterWay, que se presenta como una guía de gestión para las empresas comprometidas. Y lo hace explorando cinco dimensiones empresariales: Propósito; Influencia corporativa; Innovación; Cadena de valor y Gobernanza y liderazgo.

Propósito

Un propósito no debe ni puede ser algo estático. La sociedad y los ciudadanos están en permanente evolución, por lo que el propósito empresarial debe ser dinámico y reformularse continuamente para ajustarse en cada momento a esos procesos evolutivos. Y todo sin perder de vista ni un segundo la meta fijada. Por otra parte, un buen propósito debe estar orientado a la acción, es interactivo y busca siempre la mejora continua. En su definición se impone un trabajo de dentro hacia afuera en el que participen los empleados y otros stakeholders. En palabras de Sally Uren, CEO de Forum for Future:

Las marcas y las empresas deben preguntarse cómo enunciar su propósito; cómo pueden ser socialmente útiles y ayudar a construir un entorno resiliente, y dónde pueden marcar la diferencia y generar el mayor impacto positivo posible en la sociedad”.

 

 

Influencia corporativa

Cada compañía y empresa española y mundial debe identificar entre su portfolio de marcas aquellas que mejor se adecuen a su propia estrategia de sostenibilidad. Esto redundará en un mejor posicionamiento, además de actuar como un importante factor de comunicación. Hay que escuchar atentamente a la sociedad para que las marcas puedan promover unos valores que vayan en consonancia con las inquietudes del mundo y las personas. Diversos factores pueden marcar el desarrollo sostenible en las empresas; desde una cultura del diálogo con otras marcas y una visión amplia para afrontar desafíos complejos, hasta nuevas técnicas de comunicación y marketing que vayan más allá del concepto de persona como simple consumidor y busquen conexiones más íntimas con las personas en base a valores y no únicamente a productos.

Innovación

En el camino a un nuevo paradigma para el desarrollo sostenible en la empresa en la era postcovid, la innovación debe estar centrada en la sostenibilidad y protección de los recursos naturales. La clásica inteligencia empresarial que utiliza medios científicos tradicionales ha quedado obsoleta y los esfuerzos de innovación actuales se nutren de datos que provienen de los consumidores.  La idea es aumentar el valor añadido a través de la innovación y priorizar soluciones que permitan reconstruir la economía y mejorar la salud de las personas y el planeta reduciendo el impacto social, buscando en todo momento la convergencia entre sector privado y público y con los gobiernos como catalizadores del proceso.

Cadena de valor

Clientes, consumidores e inversores están cada vez más informados del impacto ambiental de las actuaciones empresariales y son cada más sensibles a las cuestiones sostenibilidad corporativa. Bajo esas premisas, gana protagonismo una “cadena de valor humana” con influencia medible sobre la vida de las personas. Para ello será necesario trabajar con los proveedores y avanzar en cuestiones como el abastecimiento responsable, uso de energías renovables, tanto de materias primas como de suministros, o en conocer la trazabilidad de los productos en origen.

Gobernanza y liderazgo

El camino hacia la sostenibilidad debe estar encabezado por personas involucradas en la misión y visión de la empresa, tanto en la alta dirección como a nivel de mandos intermedios, con capacidad para reconfigurar y remodelar todo lo que sea necesario. En tiempos de cambio exponencial, factores como la diversidad ayudan a enfrentar los desafíos desde puntos de vista diferentes. Por otro lado, será preciso crear vínculos reales con todas las partes interesadas como medio y oportunidad de alcanzar mayores logros en sostenibilidad. En definitiva, conseguir un entorno en el que la integración de los objetivos empresariales esté presente en todos los departamentos, cada uno de ellos aportando su propia contribución en términos de estrategia, gobernanza y desempeño. Los líderes de la sostenibilidad empresarial no serán héroes solitarios.

 

 

Fuente: comunicarseweb.com

Fuente: #aBetterWay

 

Otras noticias que pueden interesarte

Contacto

Telf.: 91 567 24 03

Ecoembes
Calle del Cardenal Marcelo Spínola 14 / 2ª 28016 Madrid

logo ecoembes