Así es el informe de la Unión Europea sobre Greenwashing

Share on linkedin
Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp

Una reciente investigación realizada por la Comisión Europea ha alertado sobre las prácticas de  # Greenwashing. Esto es lo que la UE considera “lavado verde” y las medidas encaminadas a evitarlo y sancionarlo.

 

Los acuerdos de París, los Objetivos de Desarrollo Sostenible, el Green Deal… No hay duda, una corriente de sostenibilidad y creciente sensibilidad hacia los problemas sociales y medioambientales recorre mundo como una ola imparable. Gobiernos, empresas y sociedad en general parecen, por fin, confluir en la senda de luchar contra la emergencia planetaria y las injusticias sociales.

 

En este contexto, donde la concienciación del consumidor es cada vez mayor, también se han extendido prácticas como el ‘greenwashing‘, un término acuñado en 1990 por el botánico británico David Bellamy, para referirse a “la inducción al público hacia el error o la percepción diferente, haciendo hincapié en las credenciales medioambientales de una empresa, persona o producto cuando estas son irrelevantes o infundadas”.

¿En qué consiste el Greenwashing?

Son susceptibles de incurrir en ‘greenwashing’ los eslóganes que hacen vagas referencias al bienestar del planeta, a las Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), o que incluyen etiquetas ‘de moda’ como ‘sostenible’, ‘limpio’. ‘verde’, ‘medio ambiente’ o ‘reciclado’. Y también afirmaciones acerca de procesos de fabricación o valores sociales corporativos supuestamente respetuosos con los parámetros sostenibles, pero sin aportar suficientes evidencias que las contrasten.

 

El problema del ‘lavado verde’ vuelve a estar de plena actualidad en estos tiempos de urgencias climáticas y preocupa de manera especial a la Unión Europea. De hecho, la UE tiene en la lucha contra el ‘greewashing’ uno de los puntos clave de su Nueva Agenda de Consumo, lanzada en noviembre de 2020. A finales de enero de este mismo año, emitió un informe en que alertaba sobre estas prácticas de marketing verde y en el que proponía una serie de medidas encaminadas a evitarlas y sancionarlas.

 

Para llevar a cabo este trabajo, los investigadores europeos realizaron un barrido por cientos de páginas webs de compañías del continente en sectores como el textil, los cosméticos o los artículos para el hogar.

Resultados del informe sobre Greenwashing

Los responsables del trabajo analizaron en detalle 344 declaraciones empresariales de sostenibilidad Estos fueron los resultados de ese análisis:

 

  • En más de la mitad de los casos, no se proporciona información suficiente para que los consumidores puedan valorar si sus afirmaciones sobre la sostenibilidad de sus actividades y productos son exactas.
  • En el 37% de los casos, las afirmaciones incluían términos vagos y generales como “consciente”, “ecológico” o “sostenible”.
  • En el 59% de los casos, no se aportan pruebas de fácil verificación para respaldar sus afirmaciones.

 

Como conclusión final, el estudio denuncia que en el 42% de los casos analizados, la información que se daba respecto a prácticas de sostenibilidad eran “afirmaciones exageradas, falsas o engañosas y podrían considerarse prácticas comerciales desleales en virtud de la Directiva sobre prácticas comerciales desleales (UCPD)”.

 

Además, los resultados del trabajo se incorporarán a la evaluación de impacto en las nuevas propuestas legislativas anunciadas en la Nueva Agenda del Consumidor. Estas tienen como objetivo empoderar a los consumidores para la transición verde. La revisión de sitios web centrados en el “lavado verde” es una de las varias iniciativas que emprende la Comisión Europea para capacitar a los consumidores a fin de que tomen decisiones más sostenibles.

 

Sin perjuicio de la necesaria vigilancia de la UE en esta materia, cada vez más empresas realizan una correcta comunicación de sus prácticas medioambientales y políticas de sostenibilidad. De hecho, en abril de 2021, la Comisión Europea ha presentado el paquete de medidas generales para contribuir a mejorar el flujo de dinero hacia actividades sostenibles en toda la Unión Europea en línea con el Pacto Verde Europeo y los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, que ya incluía una propuesta de Directiva de información de las empresas en materia de sostenibilidad.

 

El objetivo es, precisamente, que la información sobre sostenibilidad por parte de las empresas sea más coherente, de modo que las empresas financieras, los inversores y el público en general puedan utilizar información comparable y fiable sobre sostenibilidad.

 

En ese sentido, Ecoembes ha publicado su guía ¿Son los envases buenos embajadores de tu compromiso ambiental?, que puedes descargar en la sección de Recursos de TheCircularCampus. Si aún no la conoces, te animamos a que la consultores, ya que contiene recomendaciones para comunicar con éxito mensajes ambientales e interesantes propuestas de buenas prácticas que pueden ayudar a las empresas en su la comunicación con los grupos de interés.

 

Fuentes: https://ec.europa.eu/commission/presscorner/detail/en/ip_21_269

Otras noticias que pueden interesarte